LA ARTESANIA DEL CUERO 2


Corte del cuero

Como las pieles que se emplean en los trabajos artesanales son blandas, pueden cortarse sin dificultad con cualquier útil cortador. No obstante, deben tenerse en cuenta unas normas muy elementales que a continuación mencionamos.

corte del cuero

1 – Para cortar piezas de un tamaño grande o medio en líneas rectas, es preferible el empleo de un cortador con la ayuda de una regla.

2 – Si el cuero es muy blando, y si el dibujo no permite el empleo de la regla, utilizaremos unas tijeras comunes para recortar los contornos de la pieza.

3 – Tijeras serán también las que debamos utilizar en aquellos casos en que las características del corte requieran habilidad y precisión, como en los huecos.

4 – Para perforar, especialmente cuando se desea realizar un cosido con tira de cuero, se empleará el sacabocados, espaciando regularmente las perforaciones.

El «chiflado» de los bordes

artesanias-cuero

Es una operación frecuente y necesaria en la artesanía del cuero. Consiste en rebajar el grosor del perfil, con objeto de que la piel trabajada pueda acoplarse perfectamente sobre la que se pegue sin que se produzcan relieves ni escalones. Bien apretados, esos bordes “Chiflados” dan continuidad a la superficie del conjunto.

Obtención del relieve

El relieve es imprescindible en el modelado y repujado del cuero. No es posible dar formas y volúmenes corrector si el relieve no lo es. Debe realizarse con sumo cuidado y buscando siempre la uniformidad, utilizando los elementos de trabajo adecuados: buriles de puma fina y cortador. En el proceso de la obtención del relieve, se parte del cuero humedecido que ya tiene pasado el dibujo.

relieve-cuero-1

relieve-cuero

1 – Ya retirado el dibujo patrón, repasamos con el trazador las líneas marcadas lo mas cuidadosamente posible.

2 – Con el cortador en posición vertical, abrimos al cuero sin llegar a traspasarlo: solo superficialmente.

3 – Introduciendo la punta del buril en la incisión, separamos los bordes de la cortadura.

4 – Presionando a lo largo de la línea de la cortadura, se van elevando las zonas limítrofes.

5 – Paralelamente a la línea ya abierta, trazamos otra, presionando fuerte con el buril.

fuente: Escuela de Artesanía

Tu puntuación: 0.0 (0 votos)
Sending

Comenta este articulo!

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *