Cortar y Rebajar el Cuero


CORTAR Y REBAJAR EL CUERO

Una vez terminados los diseños (click aqui para ver) se procede al recortado de las distintas partes del cuero. Ya he mencionado que según la labor elegida se determina la calidad del cuero y su espesor.

Si se dispone de un cuero entero, la primera tarea consistirá en cortarlo desde la cabeza a lo largo del lomo, para obtener dos partes iguales, una de las cuales será utilizada en la labor elegida.

Para cortar el cuero se coloca sobre una base, que puede ser de madera terciada, cartón duro o vidrio.

Es preciso estudiar detenidamente las posibilidades de recortar las distintas partes. Determinado el orden de procedimiento se programa el trabajo. Conviene recortar primero las partes mayores para aprovechar mejor el cuero y poder utilizar los recortes en trabajos menores.

Se utiliza una plantilla de cartulina que se retiene simplemente con los dedos. Se comienza a cortar con la chaira o tajador en el punto que se determine como más conveniente.

cortar y rebajar el cuero

Figura 10

Es muy importante la posición de corte de la chaira. No hay que colocarla muy vertical, porque así no corta, ni en posición demasiado oblicua, porque el corte resultaría desparejo. La tajadura del cuero debe ser realizada con pulso firme (Fig. 10).

Siempre que sea posible hay que utilizar la regla.

Cuanto más esmero se aplique al trabajo tanto más sencillo será el armado de las distintas partes.

El recortado exige atención y cuidado. La menor negligencia puede causar un daño costoso y echar a perder toda la tarea.

A veces será necesario rebajar los bordes de las partes, para que no aparezcan demasiado gruesas o pesadas. Esto ocurre cuando se superponen dos capas de cuero y dos de forro.

Para rebajar se necesita trabajar sobre la base dura de madera o vidrio. El tajador facilitará considerablemente la tarea si está bien afilado, pues de otra manera será un trabajo muy dificultoso.

Para rebajar el cuero puede procederse de dos formas:

1. Se coloca el material sobre la base. Con las puntas de los dedos de la mano izquierda se retiene un extremo del cuero, y con el tajador en posición casi horizontal se adelgazan los bordes, sobre un ancho de 1 cm, aproximadamente, hasta lograr el rebaje deseado. Si fuere necesario, este procedimiento puede repetirse varias veces. En esta operación es muy importante mantener la correcta posición del cuchillo con relación a la base.

2. Los zapateros suelen proceder del siguiente modo: colocan el cuero sobre la base, retienen con los dedos de la mano izquierda la “parte superior” del cuero y tiran del tajador. El modo de trabajar es igual al anterior, pero en dirección opuesta, es decir, el cuchillo se mueve en dirección al cortador. (Fig – 11)

Figura 11

Figura 11

Rebajar no es una operación sencilla; no obstante, con ensayos repetidos se aprende rápidamente.

Tu puntuación: 0.0 (0 votos)
Sending

Comenta este articulo!

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *