Como decorar el cuero


DECORAR LA SUPERFICIE

Adornos con el punzón

El punzón se utiliza como indica la Figura 22. A menudo el punzonado es suficiente para decorar el trabajo, de suerte que puede prescindirse del grabado de la superficie.

Hay cueros que por su tipo y calidad no requieren adornos. Una regla general antes de comenzar la decoración consiste siempre en reflexionar sobre cuál ha de ser el diseño que mejor se adapte al trabajo.

El proceso de trabajo, generalmente, es el siguiente:

1. Con lápiz se traza cuidadosamente el diseño sobre papel de calcar o apergaminado.

2. Se marcan los lugares correspondientes, y se humedece el cuero con una esponja o algodón embebido en agua. La primera vez conviene mojar toda la superficie para evitar que se manche. Se coloca el dibujo sobre el cuero con el lado que lleva el diseño hacia arriba. Para evitar que el dibujo se corra, es necesario sujetar el papel cuidadosamente por los costados con alfileres (Fig. 12).

3. La punta del buril, mantenida en dirección oblicua, marca entonces todas las líneas de lápiz a través del papel, sin que este se rompa; para el calcado también puede usarse un lápiz de mina dura. Las líneas deberán ser seguidas con trazo seguro -una sola vez cada una- utilizando la regla siempre que fuere posible (Fig. 14).

4. Pasadas todas las líneas, se quita el papel y se controla si el diseño quedó copiado fielmente al cuero (Fig. 13).

5. Entonces se empieza a grabar. Primeramente se eligen los lugares del diseño que se presten para ello. Si la superficie se hubiere secado, es necesario volverla a humedecer cuidadosamente. También hay que humedecer el lado interior para facilitar el trabajo, pero siempre con sumo cuidado, para que el cuero no se moje íntegramente Si esto ocurriera, habría que secarlo antes de continuar el trabajo.

6. Si la superficie del cuero se seca demasiado, hay que volver a humedecerla una y otra vez. Solo sobre un cuero correctamente humedecido será posible lograr un grabado nítido.

Se graba con la parte ancha del buril, también llamada cuchara, frotando y haciendo resaltar los lugares elegidos.

7. Frotando con los bordes de la cuchara se termina el grabado y modelado. Se toma el buril a modo de un lápiz y se graban profundamente todas las líneas. Pero no con fuerza, sino repitiendo una y otra vez los movimientos de frotar y de trazar las mismas líneas. Con esta técnica se podrán obtener contornos profundos. El use correcto del buril requiere mucha práctica. Si fuere necesario se hará girar el cuero sobre la base.

8. A menudo se utilizará la lezna despuntada, además del buril, sobre todo para lograr contornos profundos. La regla es imprescindible para apoyar la lezna. La figura 15 muestra la correcta posición.

9. Terminado el modelado (Fig. 16) se tiñe el trabajo a gusto.

ADORNAR CON EL PUNZON

Adornar con el punzón

El aficionado suele suponer que el punzonado de una figura sobre cuero es fácil y simple; en realidad, la operación no ofrece mayores dificultades. Sin embargo, el manejo correcto del punzón requiere seguridad en la acción y, primordialmente, buen gusto en la elección y confección de los diseños. En la figura 17 pueden apreciarse algunas muestras de decoraciones combinadas, logradas con el punzón.

Si se dispone de varios punzones, de los cuales el cuadrado, triangulo, rombo y circulo son los más recomendables, puede comenzarse, por ejemplo, con el triangulo. En un resto de cuero se ensaya el diseño que se desea grabar sobre la labor; se humedece la superficie del cuero, se apoya el punzón y con un golpe de martillo o maza de madera se imprime el triangulo en el cuero (Fig. 22). La figura 21 representa un trabajo decorado por este procedimiento.

La figura 18 muestra los variados efectos que se pueden conseguir presionando el cuero con trozos de madera cortada en forma rústica, a los que se les acentuó el relieve marcándoles diversas ranuras con una lima o escofina. Una vez labrados los tacos, se los moja bien y se dejan secar. De esta manera, se endurecen y marcan más profundamente el cuero.

A modo de punzones pueden utilizarse planchas enteras para tratar superficies grandes. En este caso se necesitan prensas para imprimir el diseño. La plancha se calienta, para que el diseño adquiera un hermoso color marrón.

También puede cubrirse la plancha con colorante. Las posibilidades son múltiples, pero hay que tratar de no emplear todas las técnicas en una sola pieza. Para empezar el grabado es suficiente el procedimiento descrito en primer lugar.

Haz click en las imagenes para ampliarlas.

Tu puntuación: 0.0 (0 votos)
Sending

Comenta este articulo!

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *